dilluns, 1 de març de 2010

ACTIVIDADES










PROYECTOS









COSAS QUE HEMOS HECHO





TALLERES

TALLER DE AUTOGESTIÓN ANTICAPITALISTA
DE LA HIGIENE





¡HAZLO TU MISMX!

Aprenderemos a hacer JABONES, PASTA DE DIENTES Y DESODORANTE, anímate! Y tráete algo de ACEITE USADO!

SÁBADO 6 DE MARZO A LAS 12:00








KAFETAS













CHARLAS






FIESTAS











OTRXS

















diumenge, 28 de febrer de 2010

¿DÓNDE ESTAMOS?

¿QUIENES SOMOS?

¿QUIENES SOMOS? ¿QUÉ PRETENDEMOS? ¿POR QUÉ LO HACEMOS?

Comenzaremos por el principio. En principio, un grupo de jóvenes cansadxs de tirar las horas y los días con los pasatiempos que nos proponen, que hemos llegado a una relativa madurez para plantearnos si es posible construir otras vías de escape más creativas y provechosas que el mero consumo de alcohol y drogas o escuchar música hasta las tantas de la noche, con las que la sociedad nos tiene atontados y olvidados.

Cansadxs de borriquear alrededor de “esto es una mierda” y no mover ni un dedo para cambiarlo, nos pusimos a cuestionar, a divagar, cómo y de qué forma podíamos crear un espacio donde sentirnos más valiosxs para nosotrxs mismxs y para lxs que en su día lleguen a compartir estas expectativas.

La manera de construir va a ser a través de la realización de actividades lúdicas, en las que todo el mundo pueda participar y colaborar aportando cosas, inquietudes y en las que cada unx desenvuelva mejor su campo de interés.

Este es el fin que pretendemos, cambiar el estado de las cosas, cambiando nosotrxs mismxs, pasando de la pasividad a la acción. Y esta acción es la participación, la colaboración, el respeto, el diálogo y esos valores que el ser humano pone en suerte y en juego cuando trabaja en un proyecto común.

Comidas populares, proyecciones audiovisuales, exposiciones, recitales, talleres…

Todo puede coger. En el fondo, comprobar hasta qué punto unx puede ser imaginativx cuando le mueven ideas que le dicen algo, y que en cierto modo las ha elegido él/ella, y no se las ha impuesto nadie; y que, además, cuenta con gente tan igual o tan distinta, pero que respalda ese compromiso.

Y, llegados a este punto, ser rebeldes, críticxs, no aguantar con lo que no tragamos, ni hemos tragado nunca; porque ahora sí hay algo que merece la pena defender y conservar cuando vengan a tirarnos. Algo de verdad, material y cierto.

LAVILLA KUNTERBUNT

Lo que ahora es La Villa Kunterbunt, antes era una antigua peletería en la que fabricaban con las pieles los tambores de turbas. Hace más de 6 años fue vendida por su antiguo propietario a la constructora Triguero, manteniéndose en auténtico estado de abandono con las puertas abiertas de par en par en un estado lamentable de ruina y suciedad. La intención de la constructora con este terreno es, cómo no, construir en un futuro más viviendas que luego pretenderá vendernos a precio de oro.

Todxs sabemos que la construcción y la especulación pasa unos límites exorbitantes. La gente ya no puede pagar, y el que “puede” estará condenado a ello trabajando de sol a sol (o bien con la ayuda de una pareja que también trabaje, con la consecuencia de dejar que a los niños los cuiden siempre las guarderías) hasta una media de los 60 años, eso si no se muere antes y lo deja como herencia a los hijos.

El capitalismo se derrumba a sí mismo poco a poco, y tarde o temprano estallará. Nosotrxs decidimos actuar ya, no queremos vivir para trabajar, queremos trabajar para vivir. Nos negamos a estar pagando una vivienda durante el resto de nuestra vida: hay muchas casas vacías y hay gente que tiene 4 casas y hay gente que no tiene ninguna. Nosotrxs no fuimos quienes repartieron el mundo de una forma tan penosa y desigual, a nosotrxs nadie nos preguntó si es este el tipo de vida, de “esclavxs pagadores”, el que queríamos.

Sólo nosotrxs (que tampoco somos pocxs, y cada vez más) no podemos cambiar el mundo, ni tampoco queremos hacerlo radicalmente. Para ser clarxs, no queremos que la gente se confunda pensando que nuestra intención es volver a la prehistoria y vivir en una cueva dedicándonos exclusivamente a cazar venados y arar la tierra. Sólo queremos hacer más justo lo que esté al alcance de nuestra mano, pues somos también conscientes de que no podemos ir a Ruanda a ayudar a los negros, ni podemos sacar de la esclavitud a los niños trabajadores en las minas colombianas, ni acabar con la mafia italiana, etc., etc., etc.. Pero sí podemos hacer por lo que y lxs que están a nuestro alrededor y, por supuesto, por nosotrxs mismxs.

Queremos un centro social y cultural, en el que no existan diferencias de raza, sexo y clases, y autogestionado, que se financie a sí mismo con la aportación de todxs y cada unx de nosotrxs mediante actividades culturales, ya sean talleres, exposiciones, cursos de idioma, proyecciones, poesía, teatros... Y que es, por supuesto, okupado; okupación que es una última alternativa al castigo que nos impone el capitalismo de imposibilidad de vivienda asequible, de imposibilidad de acceso a la cultura de forma igualmente al alcance de todxs a causa de los recursos económicos individuales de cada unx. Una lucha contra un sistema que fomenta las diferencias anteriormente expuestas y que nos afectan a todxs.

Deseamos también dejar claro, para evitar confusiones, que el centro no se identifica con ninguna ideología en concreto, dejando espacio abierto de opinión a cada una de las personas que se identifiquen y quieran colaborar con esta propuesta. Tampoco somos vagos, como muchos piensan a causa de los programas sensacionalistas de televisión, pues ningún vago sería capaz de llevar a cabo este proyecto, ya que sólo es realizable mediante la implicación individual que cada unx posea, y el trabajo en común.

Así, hacemos un llamamiento a todx aquel que simpatice con estas ideas y quiera hacerlas posibles, que colabore en las actividades, que asista a las charlas-debates y que proponga también nuevas ideas y nuevas actividades, que serán bienvenidas y que, cuantos más seamos, más fuerza haremos. El impulso ya se ha producido, ahora La Villa Kunterbunt está abierta como tal, es ya un espacio liberado, y que, para quien no lo sepa, La Villa Kunterbunt era el nombre de la casa de la famosa Pipi Calzaslargas, que todxs conocemos y admirábamos de pequeñxs, y estamos seguros de que no hace falta explicar por qué hemos escogido este nombre como representante de este lugar.